12 Consejos para el tratamiento de la hepatitis C

Aunque la experiencia de cada paciente en el tratamiento de la hepatitis C es un poco diferente, la mayoría de los pacientes comparten algunas experiencias comunes.

tratamientos hepatitis C

La primera semana de tratamiento es generalmente la fase de ajuste que su cuerpo atraviesa para acostumbrarse a los medicamentos del tratamiento. Los pacientes pueden experimentar más efectos secundarios de los medicamentos del tratamiento durante este tiempo. Los efectos secundarios más comunes reportados con los nuevos medicamentos de tratamiento son dolor de cabeza y fatiga. Es posible que se experimenten otros efectos secundarios como náuseas, diarrea e insomnio leves.

En el primer par de semanas, algunos pacientes informan que tienen pocos o ningún efecto secundario, mientras que otros informan que los dolores de cabeza disminuyen y desaparecen después de un período de tiempo. La fatiga es el efecto secundario número uno de todos los tratamientos de la Hepatitis C que puede durar durante el tratamiento. Pero la mayoría de los pacientes con Hepatitis C reportan que pueden trabajar a tiempo completo y mantener su rutina normal durante el tratamiento.

Consejos sobre qué esperar y cómo prepararse para el tratamiento de la hepatitis C

virus hepatitis c
  1. Antes de comenzar el tratamiento, averigüe qué posibles efectos secundarios se asocian con su medicación de tratamiento específica, de modo que si experimenta alguno, esté preparado.
  2. En caso de que necesites tomarte unos días libres en el trabajo, asegúrate de hablar con tu jefe con anticipación y hazle saber que estás comenzando el tratamiento. Puede que no necesites tomar ninguno, pero siempre es mejor estar preparado por si acaso, y tengas una preocupación menos.
  3. Habla con tu médico antes de empezar el tratamiento sobre los efectos secundarios y si existe algún tipo de medicamento o método para reducir estos efectos. Adquiera y tenga éstos a mano por si acaso los necesita.
  4. Comunica a tus familiares y amigos que estás empezando el tratamiento y pregúntales si están dispuestos a ayudarte a recoger las cosas de la tienda, hacer recados o ayudar en la casa en caso de que experimentes efectos secundarios. Si alguien se ofrece a ayudar, no seas tímido, deja que te ayuden.
  5. Prepara algunas comidas por adelantado y llena la despensa, nevera y congelador con comidas listas para comer. En caso de que experimentes efectos secundarios, no tendrás que preocuparte por preparar las comidas. Las comidas saludables y nutritivas son las mejores. Si preparas comidas con antelación, te será más fácil evitar la comida basura procesada.
  6. Planifique algunas paradas de descanso. El descanso es una parte esencial del tratamiento. Su cuerpo lo necesita.
  7. Bebe mucha agua durante el tratamiento y la recuperación. Puede beber café, té y refrescos, pero no los cuente para el agua. Beber agua ayuda a hidratar y limpiar su cuerpo durante el tratamiento, lo cual es muy importante. La infusión de agua con fruta es una gran manera de cambiar el agua.
  8. Si está haciendo el tratamiento en verano o en temperaturas muy húmedas, asegúrese de limitar el tiempo que pasa bajo el sol directo y en temperaturas muy altas. El clima caluroso y la alta humedad a menudo agotan la energía durante el tratamiento.
  9. Mantenga su agenda actualizada y a mano, marcando sus análisis de sangre y sus citas con el médico.
  10. Cualquiera que sea el día en que comience el tratamiento, es el día de la semana en que se marca la “meta”. Tiene que avanzar por el calendario de tratamiento poco, pensando día a día y semana a semana, sin pensar en el largo plazo. Por ejemplo: Si comienza el tratamiento un lunes, el lunes es el día objetivo de referencia. Al final del día, marque cada día de su calendario y concéntrese en llegar al siguiente lunes, verá lo rápido que pasará cada semana cuando se concentre en llegar al siguiente día objetivo y marque otra semana. Esto te ayuda a no concentrarte en el largo plazo del tratamiento sino en las victorias de cada semana. Mentalmente puede ser un apoyo muy fuerte.
  11. Mantén tu mente en pensamientos positivos y edificantes. No vea películas deprimentes, violentas o de miedo durante el tratamiento, ya que éstas tienden a afectar su proceso de pensamiento, el cual es más sensible durante el tratamiento.
  12. Si lo necesita, contacte con un grupo de apoyo con aquellos que entienden por lo que está pasando. El apoyo es una parte vital de la curación y existen muchos grupos de pacientes deseando contar su experiencia y escuchar la de los demás.

Si experimentas algún efecto secundario o no te sientes bien durante una temporada, recuerda, ¡es algo temporal! Pasará.  Si durante unos días te encuentras mal, no significa que vayas a estar así durante el tratamiento. Toma el tratamiento un día a la vez. Concéntrate en alcanzar tu meta, que es la cura. ¡¡Puedes hacerlo!!